Reflexiones de un tutor.

85H

Para mejorar nuestro conocimiento debemos aprender menos y contemplar más.

- René Descartes

Hay muchas cosas que he aprendido en estos últimos meses. Entre ellas, darle su justo valor al importante don de formar.

Mis primeros acercamientos fueron de la mano del Colegio Universitario Fermín Toro, y actualmente, tengo la dicha de poder entrenar Community Managers junto a un valioso equipo multidisciplinario en Social Trending.

Muchos pensarán que el oficio que se vive en el marketing digital es “pan comido”, pero hay un sinfín de implicaciones laborales por descubrir y perfeccionar. Estrategias, creatividad, métricas, números, números y números, son sólo algunos de los aspectos fundamentales para el óptimo desempeño de las marcas en Internet.

Quiero agradecer a mis tutorados de esta segunda cohorte, especialmente a Karla Casique y Karen Núñez Di Marcello por retarme intelectualmente como su guía y formadora (al igual que Ornella Marquez en la cohorte pasada). Con ellas y con todo el grupo de participantes aprendí que, desde este lado de la docencia, la pasión y la preparación son piezas fundamentales. Uno se alimenta de las experiencias y del profesionalismo de quienes tienes “a cargo” durante tres meses. También de sus errores y ganas de seguir adelante pese a las críticas y observaciones.

También quiero dar las gracias a mi socia y amiga Karelia Espinoza Tartaret y a todo el #‎EquipoBM‬ por estar ahí de la mejor manera. Suelo ser muy “regañona” y exigente con cada uno de los chicos (incluso con Kare, no tienen idea jajaja), pero sólo lo hago para elevar el grandioso potencial que se esconde detrás de cada personalidad.

Gracias a Desi Oliveros, Mariangela Gonzalez, Ornella Marquez, Vanessa Casanova, José Daniel Silva, Med, Silvia, Gabo y Roselis De Leca, porque de ellos también he aprendido. Agradezco su paciencia y humildad para aceptar los retos con ahínco y perseverancia.

Sin lugar a dudas, ¡tengo al mejor equipo del mundo!

Me han obsequiado una hermosa lección que llevaré conmigo por siempre: contemplar y evaluar a otros es, en el fondo, observarse y evaluarse a sí mismo. 

Adiós John Keating.

5.0.2

Varias cosas aprendimos de Robin Williams. Una de ellas, es que el talento se forja con disciplina y constancia. Y, la más importante, que ninguna de estas cualidades pueden ser disfrutadas a plenitud si no se cuenta con la estabilidad emocional necesaria para salir adelante en los momentos de caos. Por eso, la depresión debe ser tratada como lo que es: una enfermedad. Jamás un motivo de burla.

Williams nos deja un legado artístico invaluable y un llamado a la reflexión:

Todos necesitamos ser aceptados, pero deben entender que sus convicciones son suyas, les pertenecen (…) aunque toda la manada diga: ¡no está bien! 

Robert Frost dijo: Dos caminos divergen en un bosque, y yo tomé el menos transitado de los dos, y aquello fue lo que cambió todo. 

Quiero que encuentren su propio camino.

- La Sociedad de los Poetas Muertos

La musa y los blogs.

1

Soy una entusiasta de los blogs. Principalmente, porque combaten el culto a la inmediatez de los 140 caracteres. También porque siempre he sido una nerd apasionada a las letras y sus historias (las de otros, no las mías) y crecí con el boom de las bitácoras venezolanas que, en el 2005, dieron vida desde la capital musical (Barquisimeto, mi ciudad).

Y es justamente a partir de esa fecha que comencé a poner manos a la obra para escribir, borrar, reescribir, abandonar y retomar el oficio de blogger. Aunque desde hace un par de años me he apoderado de la constancia como norma de vida y he asomado mis frases con mayor frecuencia. De hecho, hay quienes atribuyen ese diminuto e imperceptible cambio a la estabilidad emocional que he concebido con el paso del tiempo, y a decir verdad, la idea no es del todo descabellada.

Ahora bien, hay que señalar que varios blogueros de reconocida índole utilizan técnicas y herramientas para publicar de forma periódica en sus espacios digitales. Llevan agenda, temario y calendario editorial. Pero en mi caso -el único que me concierne- sólo he  aprendido a lidiar con mi musa. La he dejado ser: persistente, apasionada y silente, muy silente. Y pese a ello, ha encontrado su propia voz.

Ambas -mi musa y yo- hablamos desde la autenticidad: el atributo más preciado que me conduce a retomar los lugares cálidos que anhelo (y que a su vez me pertenecen). Como mi hogar, como mis verdaderos amigos, como mi web.

Soy una hoja en blanco que se escribe a sí misma.

 

Puedes leer más en:

¿Por qué tener un blog?

Eternizar.

39ec1c72ccd503ce686a0131764f6098

Retratamos la vida para no perdernos en ella.

Eternizamos imágenes

formas

sombras

encuentros

nostalgias

y las guardamos en el fondo de la cartera

como un tributo a la soledad compartida

que existe entre el lente y el obturador.

No hay selfie que valga ante el perpetuo Yo.

A mí tampoco me gusta la sopa.

10410506_422708067868974_5210029526336140492_n

Algún día me sentaré a analizar quién me enferma más: si Susanita o la sopa.

- Mafalda

La niña a la que no le gusta la sopa (como a mí) sacó a pasear el logo de Social Trending Argentina por todo Buenos Aires, gracias a un proyecto que nació en Barquisimeto y se expandió -con efervescencia- al cono sur.

De la mano de gente talentosísima estamos llevando a cabo el primer entrenamiento online para Community Managers. Son tres meses de formación en línea donde los participantes viven la experiencia real de gestionar marcas digitales. En Venezuela nos acercamos a la tercera cohorte y en Argentina estrenaremos la primera en pocos meses.

¡Estoy contentísima! Orgullosa, entusiasmada y muy muy feliz.

Observar cómo pueden materializarse los sueños con ahínco y tesón es de esas sensaciones indescriptibles. En ese instante, el trasnocho, las negativas propias del mundo publicitario y los enfrentamientos que se viven a diario en mi país, no tienen la menor importancia.

Sin lugar a dudas, ¡tengo al mejor equipo del mundo!

Distinguir.

patronlentes2

IIustración: @Caffetina

Se trata de distinguir lo que vale de lo que no vale la pena.

- Jorge Drexler

Me observo, todos los días me observo, y descubro -irremediablemente- cosas nuevas que terminan formando parte del inventario de adquisiciones inoportunas: una cana, un diminuto pliegue cerca de la comisura de los labios, una meta pospuesta, un deseo silente, una miopía recurrente.

Las confronto.

Las miro de frente.

Sonrío, y observo una vez más.

Tengo una nueva cana y un insensato pliegue cerca de la comisura de los labios, una meta alcanzada, una visión diferente y un deseo que conversa a gritos con el mundo.

He distinguido lo que anhelo de lo que no.

Lo que me pertenece de lo que no.

Lo que vale la pena de lo que no.

Y esto es, precisamente, de lo que trata la vida: observar, reír, distinguir, avanzar.

Gracias por el consejo en forma de canción.

La importancia de un buen dossier musical en Redes Sociales.

110H

Esta semana he tenido que armar un significativo número de entradas relacionadas al ámbito musical venezolano en Barquisimeto.com

La tarea no ha sido nada fácil.

¿La razón? La escasez de información que bandas, dj’s y agrupaciones musicales cuelgan en sus redes sociales. En contraste, he observado que la mayoría de los perfiles dejan ver una procesión de álbumes (amateurs, en su mayoría) y enlaces a cuentas como Bandcamp o Soundcloud.

Si bien es cierto que la mejor carta de presentación de los músicos es -aunque suene redundante- su música, tampoco podemos dejar a un lado las siguientes consideraciones:

1.- Aunque seas muy famosos para algunos, serás un completo extraño para otros.

2.- Si vives quejándote porque los medios de comunicación no reseñan tu trabajo, pero tampoco dedicas tiempo y esfuerzo a redactar una biografía “decente” y publicarla en RRSS, y peor aún, dejas en el anonimato un enlace de contacto (teléfonos, web oficial, email), déjame decirte que ni siquiera Walter Mercado podrá pautar una entrevista contigo.

3.- Invierte en una sesión de fotos (o al menos, comparte algunas imágenes en alta resolución). Las fotografías amateurs conectan con el público, pero es importante mostrar una cara profesional al mundo entero. Nunca sabes quién te puede estar viendo.

Las cosas no caen del cielo. Hay que dejar la puerta abierta para que alguien se interese y pueda tocar. Así, como ustedes lo hacen en tarima. Así, como otros lo hacemos desde el teclado.

A cierta gente le cuesta trabajo explicar el Rock & Roll. No creo que cualquiera lo pueda explicar. Quizá Pete Townshend. Pero está bien. El Rock es una forma de vida y una manera de pensar. No se trata del dinero y la popularidad, aunque un poco de dinero no estaría mal. Pero es una voz que dice: “Aquí estoy y jódanse si no me entienden”. Y una de estas personas va a salvar el mundo. Eso significa que el Rock & Roll puede salvar el mundo, todos juntos. Pero lo más importante es esa cosa, esa cosa indefinible: cuando la gente capta algo de tu música.

- Almost Famous

Puedes leer más en:

El marketing musical en la era Do It Yourself.

Algo parecido al alivio.

Austin-Tott-02

Se siente algo parecido al alivio cuando uno vuelve a ser una persona, otro más, uno que pasa la tarde hablando de su vida con otro ser humano, así no sea tu mejor amigo, compartir el espacio y el tiempo con otro ser. No es que con cada conversación uno cuente todos los detalles de su existencia, pero es distinto cuando se despierta al hecho de que estás hablando con una persona, no con un uniforme o un peinado. Tal vez para eso escribimos, o para eso mandamos señales al espacio, o para eso el arte, o para eso hacemos una llamada; para hacer contacto, contacto con seres inteligentes y sensibles que nos reconozcan en toda nuestra dimensión. Tal vez buscamos en el otro, en ese contacto, la confirmación de nuestra existencia. Tal vez vemos demasiada televisión o pasamos demasiado tiempo en internet engañando la soledad mientras nos engañamos a nosotros mismos con un título, con una etiqueta o un montón de protocolos sin contenido.

- Harry Marín

Se siente algo parecido al alivio cuando uno vuelve a escribir sobre lo que realmente le apasiona.

Cuando ríe.

Cuando llora.

Cuando baila a escondidas.

Cuando baila en público.

Cuando recuerda que la poesía es un método de supervivencia voraz.

Cuando deja de hacerse el-sú-per-hu-ma- no y siente. Sólo siente.

Cuando camina tranquilo, sin máscaras ni poses.

Cuando lee.

Cuando lee a alguien en la distancia y sonríe.

Cuando grita.

Cuando salta.

Cuando tiene sexo (no siempre en el mismo orden).

Cuando toma café.

Ese es, sin lugar a dudas, el alivio más poderoso. Y proviene de lo básico, de lo simple, de lo real.

 Tal vez habría que hacer, como dijo otro de mis grandes amigos, un pacto honesto con la soledad, y desde ahí acercarnos sin tanta máscara, sin tanto maquillaje ni pretensiones. Tal vez.

Demasiado tarde.

Barbara-Loisch05

Días después le vinieron a la mente las palabras que debió haber dicho. Por algún motivo, las palabras adecuadas siempre llegan demasiado tarde.

- Haruki Murakami en ‘Los años de peregrinación del chico sin color’.

Hoy es un día feriado en Venezuela, y por ende, he tenido algunos momentos de calma para prestarle atención a esa vocecita interna que suelo callar con el ruido de las cornetas, el iPod o el teclado de mi computador.

Me he permitido sentir:

la algarabía

la responsabilidad

y el miedo

que tantos compromisos repentinos han generado en mi mente durante los últimos meses. Pero sobre todo, me he dado un abrazo de felicitación frente al espejo por atreverme a seguir adelante con mis sueños y mis metas, sin prestarle demasiada atención a las inseguridades del entorno y su constante pesimismo.

Y es que como bien dice Murakami, “por algún motivo, las palabras adecuadas siempre llegan demasiado tarde”. Sin embargo, estoy convencida de que esas que escribo a diario son, justamente, las más correctas y oportunas de toda mi vida.

Nunca será lo suficientemente tarde para escucharnos.